Coherente con lo que ha sido su historia musical, Osvaldo innova en la sonoridad, y se atreve a transitar por derroteros distintos a los que cimentaron su fama. Declina quedarse en la comodidad de lo “conocido”, para arriesgarse en una renovación de acordes que vinculan tradición y modernidad, para conducir un mensaje que traspase generaciones.
 
Porque sin duda, lo más importante en la obra de Osvaldo Torres es lo que nos quiere decir a través de la letra de sus canciones, son ellas las que asientan una obra que logra trascender lo meramente “artístico”, para adentrarse en las preocupaciones del hombre común, las de nuestros pueblos, en las causas y luchas de un continente, que son también las de los sufrientes del planeta.
 
Hoy, como ayer, todo ello cabe en el mundo “mínimo y profundo” de Osvaldo; nadie queda fuera, estamos todos convocados. Para entrar sólo se requiere ir con mente y corazón abiertos, para dejar que Osvaldo nos siga sembrando la esperanza de que otros hombres y realidades son posibles, de que la ira nunca podrá deshojarnos la alegría: la alegría de soñar, de amarnos, de encontrarnos.
 
Juan Pablo Guevara (Publico-Pueblo) - Santiago Chile - Noviembre 2014
Si algo debemos agradecer a Osvaldo Torres, es su capacidad para sorprendernos, manteniéndose fiel a sí mismo. Varias décadas han pasado desde su paso por Quilmay, Illapu y el inicio de su carrera como solista. Latinoamérica y Europa han sabido de sus creaciones y lo multifacético de su actividad artística.
 
El rescate de la identidad del norte andino, las causas sociales, el combate a una dictadura y, por sobre todo, el amor a la humanidad, han estado presentes en su obra. Y eso es lo que vuelve a entregarnos en Mimundomínimoprofundo (Todosjuntos), su más reciente producción, en la que es acompañado por un grupo de músicos de primer nivel, entre los que destaca la participación de Silvia Balducci, cantante  italiana que logra captar la esencia del trabajo de Osvaldo, imprimiendo gran potencia a la interpretación.
 
No se trata este de un disco que podamos colocar como “música de fondo” mientras nos dedicamos a otros menesteres. Es necesario detenerse, hacer una pausa, para permitir que Osvaldo nos inunde con su poesía, nos conduzca a su mundo “mínimo y profundo”, y nos deje ahí reflexionando sobre las causas de hoy, que son de algún modo las mismas que nos inspiraron ayer.
Apoyar sus proyectos artísticos ...
Idioma :
Sitio Oficial
Por Correo :
 
54 rue Paul Bert
94130 NOGENT SUR MARNE . FRANCE